domingo, 16 de octubre de 2011

Novedades... y viejas inquietudes

Por consejo de una compañera de hobby, Edeiel, me he hecho un flickr para las fotos de bjdolls. Siempre me había fascinado pasear por los flickr de artistas del hobby, como Morrrigan, Youko Silvara o Apokripha, pero no creo ni de lejos que mis fotos sean lo suficientemente buenas como para estar colgadas en un flickr. Así que sí, lo he creado pero he colgado poquitas, y seguramente con el paso del tiempo muchas de las que he colgado se vayan al limbo de las imagenes eliminadas, pero por algún lado se empieza...
Además, no me gustan los tumblr, que era la otra opción. Me parecen unas páginas extrañas, donde el derecho al reconocimiento del autor se quebranta constantemente con los sucesivos reblogueos. Al final, las fotografías se convierten en piezas de consumo rápido que nadie sabe de dónde vienen (ni a dónde van, que es lo más incómodo).

Si son ustedes de alma curiosa, pueden echarle un vistazo a mi flickr aquí. Creo que pondré en la barra lateral del blog uno de esos gadgets llamativos con el enlace al flickr, si encuentro cómo y dónde.

En otro orden de cosas, ayer saqué a Miranda por la noche y la coloqué en mi mesa de ordenador, mientras intentaba hacer eso, ordenar preferencias, pensamientos e inquietudes. Y en ese acto leve y sutil, se me vinieron a la mente varias reflexiones sobre las diferentes formas de vivir el hobby.

The apple of my eye 

Como ya dije en el artículo de mi blog principal dedicado a las bjdolls, hay tantas formas de vivir el hobby como personas componiéndolo. Hay personas que compran las resinas y las dejan como están, y otras que no pueden parar de customizarlas. Hay quien compra muñecos como si no hubiera un mañana, y quien un día se da cuenta de que ya no quiere formar parte del hobby y se pone a venderlos también como si no hubiera un mañana. Hay quien jamás vendería uno de sus muñecos, y quien compra y se desencanta a la semana (cosa que siempre rezuma un tufillo de oportunismo, sobre todo si se trata de limitados).

Una actitud que no podré comprender nunca es la de las personas que compran muñecos para tenerlos... muertos de risa. Que sí, que yo los tengo siempre guardados menos cuando me da la venada y los saco para sentarlos a mi lado mientras escribo o coso, o cuando los saco para hacerles fotos. 
Pero al menos los saco... no los compro y los tengo así, en blanco, desnudos y guardados; o además compro más, y no me importa que no tengan pelo, u ojos, o que estén bizcos, o sucios, o destensados; o tampoco me he parado a pensar qué customización quiero para ellos. 
Yo los sobo, y les hago fotos, y me como la cabeza con su maquillaje y su ropa, por el amor del Meneltarma...

¿Es afán acumulativo? Porque no hablamos precisamente de personas que no tengan dinero para dejar a sus muñecos como quisieran, sino que antes de haber explorado las posibilidades de customización del molde, se lanzan a comprar otro, y otro, y a querer más. No estoy diciendo que esté mal, porque no soy quién para emitir juicios de valor, pero no lo comprendo. Este es un hobby lo suficientemente caro como para pensarse siempre muy bien las compras. Y vale que uno tenga siete muñecos y dos cabezas rodantes que aún ni sabe cómo va a encuerpar, o varios muñecos en proceso (creo que es muy raro que nos quedemos del todo satisfechos con todos los elementos que vamos modificando de nuestros muñecos), pero de ahí a tenerlos todos a cero (o a 0,2) y seguir acumulando hay un paso de gigante.

Quizá es porque veo en tanta gente los esfuerzos que requiere el mejorar en las customizaciones, en las fotografías, en la costura, incluso en las historias del personaje (si es que las tienen) que me choca esa forma de ver el hobby. Incluso alguna que otra vez me sorprendo indignada, cuando no debería importarme. Quizá porque la esencia del hobby sea, precisamente, el poder customizar los muñecos y hacerlos únicos. Yo he llevado a muñecos en proceso a las quedadas (famosas esas primeras visitas de Miranda 'la niña leucémica', mi primera muñeca, que viajó con una ropa costrosilla, unas zapatillas llavero y sin pelo), e incluso he acogido con regocijo la vista de moldes sin maquillaje recién llegados y aún oliendo a resina nueva, pero las intenciones de sus dueños siempre han sido el hacerlos suyos, únicos, personalizados. No comprar más y más y más sin haberse molestado en cuidar los que ya tienen.
Y no sólo hablo de las personas que, supuestamente, están comprando recasts a cascoporro y a puñados (que yo no conozco a ninguna), sino de gente que posee originales y originales... Ni tampoco de los que se han desencantado del hobby o no tienen tiempo para dedicárselo. Que esto último, por cierto, no me lo creo. Conozco personas que tienen trabajo, pareja, hijos, otros hobbies, incluso todo a la vez, y siguen cultivando el hobby maravillosamente.

¿Conocéis a alguien que cultive esta variante del hobby?

3 comentarios:

Mond kind dijo...

La verdad es que he conocido a gente de este tipo... Unos que compran un keko, que luego lo maltratan, lo tienen hecho un asco y lo muestran orgullosos... No se como tomarme eso, porque veo que es algo caro y lo tienen lleno de rayajos, sucio, con la peluca destrozada y comentan "mi joyita más querida ^^" A mi se me cae el alma a los pies... Vale que todos hemos sido inexpertos pero, coño, un poco de cabeza xDU
Luego también he visto esos casos de gente que ha ahorrado para un keko y luego, cuando ya lo tiene, lo ha dejado en la caja y ya ni se acuerda de que lo tiene si no le preguntas... Para eso tanto ahorrar? Sería mejor venderlo y usar ese dinero en algo que vaya a aprovechar más y que el keko se vaya con alguien que le saque partido...

La verdad es que yo me incluyo en el grupo de los que no pueden parar de costumizar y que parece que no tienen suficientes moldes xDU Mi problema está en que veo nuevos kekos y se me ocurren costumizaciones interesantes para ellos y me entran unas ganas terribles de trabajar en ello, los pongo en mi wishlist pero casi siempre acabo no comprandomelos xDU La verdad es que ya tengo muchos, por no decir demasiados, pero no podría vender a ninguno, porque no han sido compras impulsivas, estos son personajes que tenía requete planeados :)

En fin, como tu dices, hay muchas maneras de vivir el hobby, creo que si cada uno está contento con lo que hace, pues está bien, cada uno tiene sus remordimientos y razones xD

Por cierto, Miranda sale muy bonita en esa foto ♥ Te sigo por el flickr!

H a z e l ~ dijo...

muchas gracias por pasarte por mi blog! aprovecho para contestarte aquí porque el tema que planteas es interesante y también porque almenos a mí, me da pereza mirar las contestaciones en los blogs de otros xD


El molde es una amily de bambicrony y me alegra mucho que te guste tanto el vestido como los proyectos que me llevo entremanos. No sabes lo que me anima que más o menos guste lo que hago!

Sobre la corona de flores no tenía ni idea de como hacerla. Si te he de ser sincera iba a lanzarme a la aventura como siempre (aunque luego las cosas no salen tan bien. El caso es que gracias a tus consejos ya tengo encaminado el planteamiento. Será como tu bien has aconsejado con papel de cebolla ( o como se llamexD. En cuanto esté seco probaré el procedimiento. Muchas gracias!

Y en lo referente al tema, yo te puedo hablar desde mi experiencia personal. Al empezar el hobby, lo enfocaba distinto que a estas alturas. Pensaba que para conseguir mi personaje debía ir encontrando ropa, zapatos, pelucas y demases adecuados a lo que tenía en mente....Hasta que decidí no conformarme en aproximaciones y me lancé a la aventura de hacerlo yo misma. Esta claro que muchas veces no consigues unos productos de calidad como los que te venden en las tiendas, pero el esfuerzo hecho y las ilusiones puestas en ello hacen que sientas que el personaje es más tuyo.

A qué viene eso? Pues muy sencillo. Creo que una gran parte de esa gente que tu explicas en tu entrada no se implica demasiado en los muñecos que va creando. Como más pones de ti en un muñeco, más cuesta desprenderse de él ya que es como si desechases una pequeña parte de ti. Creo que lo que hace a una buena bjd, más que el dinero invertido en ella, es el hecho de customizarla bien.
Que conste que poner una partede ti en ella no implica que lo hagas todo tú xD Es más el hecho de encontrar cosas amedida, que hagan que tu muñecasea única.

Todo elmundo sabemos de casos de muñecas que han costado unpastizal ( y que llevan cosas carísimas) y que aun y así les falta algo...ese algo nosabría decir si es personalidad o qué,pero se nota.

En fin, esa es mi humilde opinón y tan respetable como el que piense lo contrario.

Chandria dijo...

Ufff... yo de estas cosas no me suelo fijar mucho porque directamente muñeco que veo y no me hace demasiado tilín pues paso de él (retengo en la memoria aquellos que me han llamado la atención por su customización y buena presencia).
Pero sí que da cosilla toparse con esos casos en los que parece que no se toma el hobby en serio. Que tampoco se necesita estar ahí pendiente de la resina continuamente pero al menos tener un poco de cariño hacia ellos... No sé.
Yo reconozco que soy de comprar nueva resina antes que pelucas, ojos... Al principio me agobiaba tenerlos sin terminar pero ahora pienso que prefiero pillar antes resina y luego, cuando ya tenga menos dinero por lo que sea, ir completándolos.
O compro por rachas (pedidos de 4 pelucas, ropa a casporro, ojos a saco... xD Incluso para los muñecos que vendrán en un futuuuuro).

:///3 Que mona Miranda ahí colocadita. Yo también me suelo poner alguno en la mesa, haha.