domingo, 3 de mayo de 2015

Scene 20: 15. Manos

Jugueteaba con los dados entre sus dedos firmes. Las dos últimas tiradas habían sido desastrosas, necesitaba un crítico para poder recuperarse de las pifias que llevaba a cuestas. Tenía el carcaj casi vacío, la bolsa se le había perdido en la huida y ni siquiera ese éxito en la tirada de posar, después de atravesarle la cabeza a aquella mole, le había hecho recuperar sus puntos de IC.

Tiró los dados.
Dos unos.
Miró su ficha de jugador.
Estaba en Cruz.
'Bien' susurró mientras volvía a recoger los dados y apuntaba cuidadosamente su jugada.
'Sabes que una biblioteca no es el lugar más adecuado para tus partiditas de rol, ¿verdad?'

Sus ojos verdes e inquisitivos lo miraban con insolencia desde el otro lado de la mesa. Theo golpeó con el dedo sobre el fieltro verde.
'Antes te molestaba el sonido de los dados y ahora, ¿ves? ya tengo un tapete. No sé de qué te quejas.'
'Quizá de que te recorres media ciudad para meterte en mi facultad y jugar a tus jueguitos en la biblioteca mientras estoy estudiando. Todavía no lo entiendo, y eso me enerva'.
Recorrió con los ojos las altísimas estanterías, repletas de volúmenes polvorientos y ajados por el tiempo. Los más nuevos aparecían al alcance de la mano, en los estantes más bajos, brillantes en su piel moderna. El santuario estaba en lo alto, en lo inalcanzable.
Sobre la mesa de Ada, varios de esos pesados y viejos libros inaccesibles estaban abiertos, como las alas de las palomas, entre multitud de folios rebosantes de números y fórmulas escritos con la letra pequeña y enérgica de la mujer.
Sus hombros desnudos desafiaban el frío de la vieja biblioteca. Pero así era ella, desafiante.
Theo sólo se encogió de hombros. Ada resopló y volvió a su tarea, negando enérgicamente con la cabeza. Los dados volvieron a rodar.

De vuelta a casa, él la tomó de la mano al cruzar el paso de cebra. Ella cedió, asaltada por un arrebato de ternura. Cuando tomaron el bus él la acorraló contra una esquina, usando su cuerpo como barrera frente a los extraños que abarrotaban el vehículo.

'No hace falta que...'
'No me importa'
Theo se puso los cascos y no hablaron nada más durante todo el trayecto. Las luces de la ciudad se encendían con pereza, mientras las calles despertaban a la noche. Cuando llegaron a la parada, había empezado a llover.

Siempre arrastraba los pies como un criminal subiendo las escaleras. Se sacudieron la ropa mojada y el calzado en el recibidor, y Ada puso en marcha el hervidor de agua. Sabía que lo encontraría en el suelo del salón, descalzo, rellenando sus fichas de juego para enviarlas por correo enseguida, con sus pies breves y su carne, de blanca inflorescencia, apuñalando la penumbra. Encendió la luz y le acercó una taza humeante.
Mientras se quitaba la camiseta y la tiraba por cualquier lado, maldijo aquella pizarra insolente. Toda la noche trabajando para nada. Theo había gritado desde su dormitorio para que dejase de hacer chirriar el rotulador y se fuese a la cama, pero al final debió dormirse de puro agotamiento. Maldita, maldita pizarra. Se rascó la cabeza con ganas y encaró sus propios galimatías.
'Ponte algo, por los dioses del cielo'
'Cállate. La mente preclara está trabajando'
Borró una integral con el dorso de la mano y añadió unos cuantos símbolos. Las fórmulas amenazaron con derrumbarse, pero apuntaló algunos de los cabos sueltos con furiosas estocadas de su tinta. Todo avanzaba ahora, pero con los engranajes bastante embarrados. Extrajo una pieza mentalmente, atrapándola en un paréntesis, y puso un par de parches en forma de aproximados hasta que todo estuviera preparado para arrancar.
Sonó el timbre.

'¿Quién era?'
'Ah... nadie. Nadie importante'
Ada se acurrucó como un gato contra el hombro de Theo, aún mirando con rencor su pizarra.
'Sólo la vecina de enfrente, que quería devolvernos una pieza de colada que había caído en el patio'
Divertida, comprobó que él enrojecía hasta la raíz del cabello.

'Ah'
'No te preocupes, monín' continuó, pellizcándole el lóbulo de una oreja 'le he agradecido adecuadamente que me devolviera los boxers de mi novio'
Theo se levantó de golpe, haciendo que Ada cayese de costado sobre la alfombra.

'¡Augusta!'
'Tranquilo, niño,' rió Ada 'era un jersey, y no le he dicho que fueras mi novio. Y no me llames Augusta, si no quieres que te llame...'
'Calla, calla' atajó Theo alzando un dedo 'ni lo menciones'.
Mientras recogía las tazas, ya vacías, alcanzó una frazada del sofá y se la arrojó a Ada.

'No queremos que enfermes antes de salvar el mundo. Así que no andes en cueros por la casa'.

Theo se había quedado dormido, doblado como un ratoncito de campo en su madriguera, sobre el pequeño sofá. Ada observó sus manos, encallecidas por el trabajo físico. Por los jardines, los cubos de basura, la piel de los pescados, las malas hierbas de las cunetas. Esas manos habrían sido capaces de la maravilla, pero el mundo las había estropeado hasta endurecerlas. Casi tanto como la cabezota de su portador.
Volvió a mirar la pizarra. Todo se había enrevesado, pero fue capaz de seguir un pequeño filamento lógico hasta cierto punto. Tiró con la punta de los dedos de ese hilo, lo siguió con el rotulador, estirando su brillo entre tanta maraña negra. Probó en los bucles, los nudos, los enredos, se negó a usar el borrador. No era tiempo de recurrir a la espada de Alejandro Magno.

Theo gimió, inquieto en su sueño.
'Duerme, niño' susurró Ada Augusta, cubriendo a su mejor amigo con la frazada. Le apartó el cabello de los ojos 'no te preocupes. No le diré a nadie tu nombre.'

sábado, 21 de febrero de 2015

Giveaway en Little Doll

El blog Little Doll (que también estrena página en Facebook) celebra un sorteo de re-ment y monosidades traídas de su reciente viaje a China.


Para participar, sólo tenéis que seguir unas reglas muy sencillas que aparecen en su artículo del sorteo. Mond tiene unas bjd preciosas, así que no os arrepentiréis de seguir el blog ni la página en Facebook. Es toda una artista y además hace unas fotos maravillosas.

Yo ya he participado, ¿y tú?

martes, 6 de enero de 2015

Chibis y más

Han pasado bastantes cosas desde la última vez que actualicé el blog. Miranda tiene un nuevo maquillaje, y las enanas Serenity y Noviembre también. He comprado un nuevo miembro para la familia, una MNF Chloe bastarda, que aún no tiene personaje... pero esas historias las contaré más adelante.

Encontré una página muy graciosa donde hacer chibis, y me he animado a sacar los chibis de mis resinosos. No he explorado todas las opciones, pero creo que estoy bastante satisfecha con el resultado.

Miranda, aunque el cabello es mucho más claro en el chibi. Mi mori-girl amante de la literatura.

Theo, con su rostro de cansado, sus sempiternos cascos y el mono de trabajo. Theo trabaja de jardinero, y de otras cosas cuando surge la ocasión.

Serenity, con sus lazos y sus puntillas monosas y rosas. La dulzura hecha muñeca.
Noviembre, mi niña perdida, con un abrigo más grande que ella y la ropa hecha a retazos heredados o encontrados. Una pena que no hubiese pelo de rastas en la aplicación...
Pizca, con su ceño y su vena hinchada de hartura. Creo que no le gusta demasiado la ropa que han elegido para ella, pero es lo que hay, tiene que aceptar que aún es una niña.
Gatesy, la criatura feliz, con sus pelos locos y la tetera de Russell. Qué chico tan optimista :)

 No, no hay chibi para la nueva... porque aún no tengo ni idea de cómo va a ser. Está en manos de Sairon (mecachis, ahora no encuentro su web) y tiene libertad creativa con ella. Sé que quiero plantearme otro reto con ella, porque será una persona versada en ciencias y quiero un nombre acorde a la situación. Es decir, estoy buscando algún nombre de mujer que se refiera a una científica notable, y que a la vez sea un nombre peculiar.

Os dejo un par de fotos, de las últimas que he hecho. Qué ganas tengo de meterme en materia con la historia de estos dos...


Hasta la próxima :)

sábado, 19 de julio de 2014

Quedada mallorquina 17-07-14

Ni siquiera me acuerdo de la última vez que fui a una quedada... con Miranda en maquillaje, Theo destensado y Serenity sin imanes, decidí llevarme a las dos pulguitas a la quedada. Gatesy terminó haciendo muchos amigos y, sobre todo, muchas amigas.

Desde aquí quisiera agradecer a mis compañeras de Mallorca que hiciesen el esfuerzo de quedar un día entre semana para que pudiera ir, ya que mis días libres son entre semana.

Se juntaron muchos muñecos, y por la tarde trajeron algunos más. No pude hacerles fotos individuales a todos, porque cuando nos quisimos dar cuenta ya eran las dos de la tarde (qué desastre) pero en la foto de grupo tenéis a todos, y los dos nuevos de la tarde los conocí en Parabellum  y salen en fotos individuales.






















domingo, 12 de agosto de 2012

Sorteo en Little Doll

Buenas de nuevo.

Mond Kind nos ofrece un sorteo la mar de interesante, con re-ment, material para manualidades e incluso un dibujo original de uno de nuestros muñecos.


Tenéis toda la información en su post, aquí.

Mucha suerte :)

sábado, 2 de junio de 2012

Ladybug

Esta mañana se ha colado una mariquita por la ventana del estudio. Me encantaba, de pequeña, ponerme las mariquitas en la mano y que me contaran los dedos, mi madre decía que traía suerte.
¿Quién no ha alzado un dedo mientras una mariquita le corría por la mano, haciendo que alcanzase la cumbre y echase a volar?

Espero que os guste la sesión, me costó mucho hacer las fotos porque la mariquita no se estaba quieta.

Mariquita, escribe, escribe,
y no dejes de escribir,
y no te olvides que "mayo"
siempre se pone con "y".


Mariquita, lee, lee,
y no dejes de leer,
porque si no las orejas
pronto te van a crecer.


Mariquita, si eres buena,
los Reyes te traerán
una muñeca muy rubia
con los ojos de cristal.


Mariquita, escribe, escribe,
y no dejes de escribir,
y al pasar los Reyes Magos
te traerán un colibrí.


Mariquita, salta, salta,
y no dejes de saltar;
pareces un saltamonte
con dos trenzas de verdad.


Quien da, quien da,
al cielo se irá;
quien tiene y no da,
al infierno caerá.

  (Gloria Fuertes)

lunes, 21 de mayo de 2012

Otras customizaciones: Gatesy

Artículos anteriores: Miranda - Pizca.

Gatesy es un Pukipuki Pongpong de la casa Fairyland. Lo compré de segunda mano a Edeiel, y cuando lo adquirí sólo existía en el tamaño más pequeño. Ahora puede comprarse tanto en tamaño pukifèe como en littlefèe (Yo-sd).
Con la compra Ede me regaló un par de pelucas customizables (ahora mismo lleva una de ellas recortada, a la espera de una de fur), ropa y ojos. Los que lleva ahora son acrílicos de Luts.
El rango de customizaciones de los Pongpong es muy amplio, aun estando condicionados por esa sempiterna sonrisa que te hace sentir caracoles, unicornios y piruletas cuando la miras.

Foto de la casa:

Así llegó:



Así es ahora:

Otras customizaciones:


Sookie, de MakMak

Ichigo, de Craia

Sugar, de Alicebm



Tip, de Rina

Misha, de SweetRainbow