domingo, 25 de septiembre de 2011

Trenzas lejanas

[English version, HERE]

La sesión con la que inauguro el blog es una sesión 'out of character'. Los retratados son Miranda [Resinsoul Mei, de mi propiedad] y Andrei [Luts KD Bory, de Edeiel]. Ambas visitamos La Granja de San Ildefonso el pasado sábado y aprovechamos para hacer unas fotos a nuestros muñecos con el parterre de La Fama y Los baños de Diana de fondo.

Yo amé desde un principio tu sencillez de dalia,
tu pudor de semilla que se viste hasta el fondo,
y el amor con que hacías tus trenzas bajo el cielo
y escuchabas mis versos como un ave en el hombro.

Tu andar de sementera, de parcela espigada,
tu lengua constelada de honorables silencios,
y tus manos en guerra, sobre tu falda verde,
con las ganaderías que apacientan los vientos.

Amé tu timidez, tu cima de arreboles,
tu cabeza inclinada sobre tu pecho doble,
y tu color de espiga cuando el sol te besaba
y cerrabas los ojos bajo el beso de cobre.

Tu casa entre los árboles, tu nido de hojas duras,
tu domingo poblado de cúpulas remotas,
y el pueblo donde oías la misa y las abejas
rezando en los panales humanos de las bocas.

Pensabas azahares, naranjas y costuras,
te ponías en el pelo flores de enredadera,
y a solas contemplabas la niñez de los pájaros
meciéndose en la cuna de toda la arboleda.

De cerca te seguía mi amor con su corona,
tu corazón brillaba por sus rojas orillas,
y de la agricultura salían resplandores
de racimos maduros y de doradas piñas.

Cuando llovía en los montes lejanos te nublabas,
te ibas poniendo triste como toda la niebla,
y era que comenzabas a quererme, paloma,
y a sentirte campana de mis torres de piedra.

Los días me acercaban a tu piel y a tu ropa,
me candidatizaban labriego de tu vientre,
y tú escuchabas pasos de bueyes y de arados
encima de tu vida y encima de tu muerte.

Cuánto sudor después, cuánta faena honrada,
cuánto golpe de pala y de herradura ciega,
hasta llegar los dos, vestidos de semillas,
¡a iluminar las fiestas más hondas de la tierra!

("Las trenzas lejanas", maravilloso poema de Carlos Castro Saavedra)

8 comentarios:

missmaiara dijo...

Me encanta como tienes a Miranda, esta peluquita le da un aire etéreo precioso, se la ve tan dulce y delicada que dan ganas de abrazarla :)
XD Te agrego a mi blog! XD

Numen dijo...

Que guapetes los dos!! <3 me encantan las fotos, y las rimas quedan que ni pintadas! :'3

Yo también te agrego al blog!

Mond kind dijo...

Que bonitas las fotos *_* En algunas fotos parece que el fondo fuera a escala de muñeco ♥ es muy bonito e sitio!

Podrías mirar de hacer un botón del blog! Para que te enlace en el mio :)

Sairon Thirion dijo...

Una sesión preciosa *_* Qué ganas tengo de conoceros a tí y a Miranda ^^ Saludetes preciosaaa, te agrego a blogs favoritos!!*^*

Chandria dijo...

Que preciosidad de sesión *___*
Tiene miranda una presencia arrebatadora. Es imposible apartar la mirada de ella. Además de que el lugar es precioso y queda muy bien con los resinosillos ^^
No soy mucho de poemas pero me ha encantado leerlo mientras comtemplaba las fotos :3

Meencantaquehagafrio dijo...

Hola amor!! :) Me encanta Miranda <3. Me encantan las fotos que le has hecho y el poema es muy bonito :). Me gusta mucho el escenario de las fotografias y ese bory es monisimo :)

Ai_Chan dijo...

Las fotos de Miranda son una delicia, amo profundamente la quinta... esa remirada con ese semi perfil... ufff ♥ sublime!
Echaba de menos poder comentarte en alguna parte ;3; como ya me fui de los foros, estoy con el mono! x///D

Findûriel dijo...

Muchas gracias por comentarme, amores. Por aquí me vais a encontrar aparte de los foros, y muy a menudo, porque a veces hago fotos sueltas que no subo a los foros.

Muchas gracias por seguirme y dejarme poner vuestros blogs :)